Legalidad de la firma electrónica en España
 
Como país miembro de la UE, España cuenta con firmas electrónicas legalmente reconocidas desde 2003, con la Ley de Firma Electrónica, establecida tras la aprobación de la Directiva de la UE en 1999.

* La información de este sitio es "TAL CUAL" y solo tiene fines de información general.

Resumen de legalidad de la firma electrónica

Según la legislación española, la firma escrita no es necesaria para un contrato válido; los contratos son generalmente válidos si las partes legalmente competentes llegan a un acuerdo, ya sea verbalmente, electrónicamente o en un documento físico en papel (artículo 1528 del Código Civil español). Para probar un contrato válido, las partes a veces tienen que presentar pruebas en el tribunal. Las principales soluciones de gestión de transacciones digitales pueden proporcionar registros electrónicos que son admisibles como prueba según el artículo 326, sección 2, de la Ley de procedimientos judiciales civiles, para respaldar la existencia, autenticidad y aceptación válida de un contrato.

Además, el 1 de julio de 2016 entró en vigor el Reglamento (UE) nº 910/2014 sobre identificación electrónica y servicios de confianza para transacciones electrónicas en el mercado interior (el “Reglamento eIDAS” ). El Reglamento eIDAS derogó y sustituyó a la Directiva sobre firmas electrónicas. (1999/93 / EC) y es directamente aplicable en los 28 países miembros de la Unión Europea.

El Reglamento eIDAS es tecnológicamente neutro y define tres tipos de firma electrónica (SES, AES, QES). El artículo 25, apartado 1, establece que a una firma electrónica no se le negará el efecto jurídico ni la admisibilidad como prueba en procedimientos judiciales por el mero hecho de que esté en formato electrónico o no cumpla los requisitos de una QES. Los artículos 25 (2) y (3) otorgan a una QES el mismo efecto legal que una firma manuscrita y garantizan que una QES reconocida en un Estado miembro de la UE también sea reconocida en otros Estados miembros. Por último, el considerando 49 permite que la legislación nacional establezca requisitos sobre qué tipo de firma electrónica puede ser necesaria y en qué circunstancias.

Casos de uso para firmas electrónicas estándar (SES)

Los casos de uso en los que un SES suele ser apropiado incluyen:

  • ciertos documentos de recursos humanos, como contratos de trabajo, acuerdos de confidencialidad, acuerdos de invención de empleados, avisos de privacidad, trámites de beneficios y otros procesos de incorporación de nuevos empleados

  • acuerdos comerciales entre entidades corporativas, incluidos acuerdos de confidencialidad, órdenes de compra, confirmaciones de pedidos, facturas, otros documentos de adquisiciones, acuerdos de venta, acuerdos de distribución, acuerdos de servicio

  • acuerdos con el consumidor, incluidos los documentos de apertura de nuevas cuentas minoristas, términos de venta, términos de servicios, licencias de software, órdenes de compra, confirmaciones de pedidos, facturas, documentación de envío, manuales de usuario, políticas (excepto acuerdos de préstamos al consumidor)

  • Contratos de arrendamiento residencial y comercial, salvo que las partes pretendan inscribirlos en el Registro de la Propiedad correspondiente, en cuyo caso tendrían que ser notariales y no valdría la firma electrónica.

  • acuerdos de licencia de software

  • licencias de propiedad intelectual, incluidas patentes, derechos de autor y marcas comerciales

  • Transmisiones de bienes intangibles, salvo que las partes pretendan inscribirlas en el registro de la propiedad correspondiente, en cuyo caso deberán ser notariales y no será válida la firma electrónica.

Casos de uso que normalmente no son apropiados para firmas electrónicas o gestión de transacciones digitales

Use casos que están específicamente excluidos de los procesos digitales o electrónicos o que incluyen requisitos explícitos, como firmas manuscritas (por ejemplo, tinta húmeda) o procesos notariales formales que generalmente no son compatibles con las firmas electrónicas o la gestión de transacciones digitales.

  • Notarización: ciertos contratos y escrituras de arrendamiento o transferencia de bienes inmuebles

  • determinadas licencias o transferencias de propiedad intelectual

  • Notarización - contratos matrimoniales

  • Notarización: contratos de herencia, incluidos aquellos que renuncian a una herencia o conmemoran la venta de una herencia.

  • Notarización: los artículos de incorporación de una empresa con responsabilidad limitada y la cesión de acciones de una empresa con responsabilidad limitada.

  • Notarización: contratos que una parte quiere hacer cumplir contra un tercero (y debe registrarse)

  • Otros: ciertos documentos de recursos humanos que se deben presentar ante agencias gubernamentales a menudo se pueden enviar electrónicamente, pero pueden ser necesarios para cumplir con formalidades específicas.

[1] Una AES es una “firma electrónica avanzada”, un tipo de firma electrónica que cumple los siguientes requisitos: (a) está vinculada de forma única al firmante; (b) es capaz de identificar al signatario; (c) se crea utilizando medios que están bajo el control exclusivo del signatario; y (d) está vinculado a otros datos electrónicos de tal manera que se pueda detectar cualquier alteración en dichos datos.

[2] Un QES es una implementación de firma digital específica que ha cumplido con las especificaciones particulares de un gobierno, incluido el uso de un dispositivo seguro de creación de firmas, y ha sido certificado como "calificado" por ese gobierno o una parte contratada por ese gobierno.

Estándares de tecnología local

Como país del modelo legal de firma electrónica por niveles, España apoya el concepto de una QES (firma electrónica cualificada), que requiere una acreditación independiente para esas firmas por un organismo de certificación aprobado. España, como miembro de la Unión Europea, sigue los estándares del ETSI (Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones) para definir los requisitos técnicos de un QES. De conformidad con el Reglamento (UE) n.o 910/2014 sobre identificación electrónica y servicios de confianza para transacciones electrónicas en el mercado interior (el “Reglamento eIDAS”), España mantiene una lista de organismos de supervisión de acceso público para proveedores certificados cualificados junto con otros países en la Unión Europea.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: La información en este sitio es solo para fines de información general y no pretende servir como asesoramiento legal. Las leyes que rigen la firma electrónica pueden cambiar rápidamente, por lo que Legajos Online no puede garantizar que toda la información de este sitio sea actual o correcta. Si tiene preguntas legales específicas sobre la información de este sitio, debe consultar con un abogado autorizado en su área.